lunes, mayo 29, 2006

¿QUIÉN ESTÁ DETRÁS DE LOS DISTURBIOS EN KATMANDÚ?


Bueno, bueno, bueno, cómo anda Katmandú.

Esta semana por culpa de una negligencia médica Katmandú fue, una vez más, bloqueada por manifestantes. Resulta que en un hospital privado se les olvidó traer la bombona de oxigeno al quirófano donde operaban a un anciano. El hijo del anciano llamó la atención del médico, éste pidió a la secretaria que la trajera pero ella estaba ocupada hablando por teléfono, así que le pidió al guarda de seguridad que lo hiciera. El guarda, que no sabe de bombonas porque obviamente ese no es su trabajo, trajo una bombona de oxigeno vacía. El anciano murió.

Hay un aspecto de esta historia que dice mucho sobre la sociedad nepalí. Eso de que el médico mande a un subordinado, el subordinado a otro y así hasta que la orden llega al ultimo pringado es muy típico. La sociedad nepalí está muy jerarquizada y estratificada en castas. El trabajo en la cosmovisión hindú es considerado algo mundano propio de las castas bajas. Por eso las élites nepalesas, ya sea en puestos de poder, en el gobierno o en la empresa privada, no hacen ni hostias...

En cualquier caso, el hijo llama a su familia, su familia a sus amigos, sus amigos a otros y se monta un pollo tal enfrente del hospital, que el médico acaba en otro hospital de las hostias que se ha comido del hijo, su familia, los amigos y los otros amigos. El hospital se cierra. Pero la cosa no acaba aquí...

De un día para otro se han extendido las algaradas y, prácticamente, todos los accesos a Katmandú aparecen bloqueados por manifestantes. En declaraciones a la prensa el hijo dice que no conoce a nadie de los que ahora (o sea, al día siguiente de que su padre falleciera,) se están manifestando por todo Katmandú. ¿Qué ha pasado?

La respuesta que recibo de mis compañeros de trabajo es que los maoístas están detrás de todo esto. En principio tomo esta respuesta con pinzas. Mis compañeros, como el resto de nepalíes que trabajan en la industria más boyante de Nepal, la cooperación internacional, son todos de castas altas y, en general, no albergan muchas simpatías por los maos. ¿Qué coño tienen los maos que ganar de una negligencia medica? pienso yo. Absolutamente nada.

Dos días después un taxista es apaleado por un policía. Ese mismo día, nuevamente, los principales accesos a Katmandú aparecen cortados. ¿Qué esta pasando?

Ya he comentado en anteriores ocasiones cómo los maoístas desde el principio de la revuelta popular de Abril trajeron muchos cuadros políticos a Katmandú. Aunque minoritarios estos cuadros jugaban un papel fundamental: incitar a las masas a liarla. Y desde Abril a la menor oportunidad estos cuadros, al calor de las masas, la lían parda.

Tiene sentido que los maoístas estén siguiendo esta estrategia. Si desean que la alianza de los 7 partidos avance en los compromisos que tenían acordados antes del derrocamiento del rey están obligados a ejercer presión. Si no lo hacen, conociendo a estos partidos, se pueden pasar meses peleándose entre ellos por un ministerio y ni ponen fecha para las elecciones ni avanzan en el proceso de paz ni nada de nada. Así que los maos, al menor indicio de descontento social, lo capitalizan.

Es por esto que, de una orden genérica del comité central, algo así como: “Potenciar el descontento popular allí donde aparezca. Mantened Katmandú ingobernable hasta que el parlamento cumpla con sus compromisos” a su aplicación práctica sobre el terreno, salen cosas como éstas, aparentemente inexplicables, que convierten una trágica pero cotidiana negligencia médica en primera plana de los periódicos de Katmandú.

En fin, que sí parece y tiene sentido que sean los maos los que están detrás de todos estos incidentes.
Foto: Puspa Kamal Dahal "Prachanda". El lider del movimiento maoista.

1 Comments:

Anonymous ronals said...

Llegué desde el Link2Blogs. Visto desde Barcelona el Nepal queda muy lejos geográficamente. Y por supuesto también culturalmente. la literatura nos ha vendido la imagen de los nepalíes tranquilos, que no se preocupan por nada, que no dejan que nada altere su ritmo pausado... Y resulta que, con o sin los maos detrás, son capaces de montar movidas increíbles, como en todas partes... ¡Humanos somos todos!

3:14 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home