viernes, diciembre 15, 2006

Misión: Kanchanpur

meeting kanchanpur

Foto: Prestada de FAO

En el argot de las NNUU misión significa viaje de trabajo. El lunes pasado fui de misión a Kanchanpur, un distrito fronterizo con India en el suroeste de Nepal. Un avión de hélice de 18 plazas de la compañía Budha Air me llevo hasta Dhunghari.

El aeropuerto da la impresión de estar abandonado. El mantenimiento brilla por su ausencia. El WC no necesita letreros, se huele desde que cruzas la puerta de entrada al edificio. Las paredes no parecen pintadas, parecen manchadas por la humedad y la suciedad.

Cojo mi mochila, como el resto de pasajeros, directamente del container que las trae. El Toyota todo-terreno que me debería de estar esperando no está. Llamo a la oficina y me dicen que esta en Nepalgung, a unas 4 horas de donde estoy yo. No ha podido llegar debido a una huelga general que afecta a todo el distrito. Empezamos bien.

Llamo por radio a la oficina que monitorea los desplazamientos de todos los trabajadores de las NNUU. Kilo Zero base, this is Kilo Eco 4.7, over. Después de unos cuantos “overs” viene el “out” que finaliza toda comunicación por radio. Básicamente me recomiendan que vaya hasta el pueblo más cercano y que me aloje en un hotel hasta el día siguiente. Solo que se olvidan de decirme que no hay ningún medio de transporte publico desde el aeropuerto. Entre tanto, ya se han ido todos los pasajeros y solo quedamos el Athletic, o sea yo, y una docena de policías y militares nepaleses desperdigados, como almas en pena, por el jardín de este aeropuerto fantasma. Ya terminaron su trabajo. Este aeropuerto solo recibe un vuelo al día.

Resignado, mochila al hombro, me pongo a caminar. Cuando llevo 20 minutos de caminata me para una moto y un nepalí sonriente, como todos los nepalíes, siempre sonriendo, me invita a subir de paquete en su destartalada moto. Me pregunto que dirán las regulaciones de seguridad de las NNUU sobre subirse en una moto con un desconocido, pero la verdad, no tengo ni puta idea donde esta el primer pueblo y no me apetece caminar durante horas. No me puede ir peor, así que me subo y me deja en el primer pueblo. Dhanebat, dai (gracias, hermano mayor) le digo, porque así es como te diriges respetuosamente a un nepalí y me pongo a preguntar por un hotel.

Dan Bahadur, el conductor de la agencia, llega al día siguiente, a eso de las 10:00. Se levantó a las 04:30 para llegar lo antes posible. Recojo, pago y nos dirigimos a Mahendra Nagar, la capital del distrito. Presencio parte del taller, visito la comunidad donde pensamos desarrollar una serie de actividades, discutimos las diferentes oportunidades que se nos presentan, me despido de mi socio local y regreso al hotel con Dan Bahadur. Mientras cenamos Dal Bhat, la comida que comen en Nepal tanto en el desayuno, como en la comida y en la cena, le pregunto por la huelga.

Resulta que el dueño de una compañía de autobuses local atropella y mata a un campesino con su Jeep. La familia le exige 4,000e como indemnización. Este declina la oferta y les dice que se queden con su Jeep si quieren, que el no tiene tanto dinero. La familia pide ayuda a los maoístas de su localidad y estos, tras consultar a sus mandos, acuerdan cortar todas las carreteras del distrito y declarar una huelga general indefinida. Seis días después de que comenzara la huelga, el conductor del Jeep ofrece pagar unos 2,000e, la familia acepta y la huelga se suspende. Al día siguiente monto en ese mismo avión de hélices y regreso a Kathmandu. En Kathmandu, el sindicato de transportistas ha llamado a secundar otra huelga. ¿La razón? Un guardia de tráfico dio una paliza al conductor de un camión. Como protesta, el sindicato llamó a sus afiliados a cortar las principales vías de acceso a la capital. Un viaje de 30 minutos, se convierte en una pequeña odisea de 2 horas. Y así, casi todos los días, por todo Nepal.

1 Comments:

Blogger Maider said...

¡Sergio! No le vamos a decir nada al security adviser de eso de subirse en la moto con un desconocido... ¡que seguro que te dejan sin postre y sin jugar a los médicos por lo menos una semana! =)
Un fuerte abrazo desde Guatemala, que no deja de ser otro frente.

7:43 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home